loqueteconte

Descarga nuestra app

76-76-894… acto glorioso

José Machillanda

La ciudadanía democrática el 16J categóricamente rechazó lo que hasta ahora, como perversión de infrapolítica llamado socialismo a juro, pretendía contener el gentilicio democrático del venezolano. La consulta ciudadana como acto glorioso sustentada por la ética utens, docens y aplicada del ciudadano venezolano barrió en un gesto histórico la perversión creada en el 4F y el 27N de 1992 por un grupo de golpistas, venidos ahora en marxistoides, primitivos de la subpolítica que empleando la lógica vertical por mandato creyó que podía subyugar el ¡Gloria al Bravo Pueblo!.

La ciudadanía en acto glorioso revocó política, ética e históricamente a un grupo de rufianes, inmorales y farsantes que ya no pueden justificar a Smartmatic ni al Plan República, instrumentos ambos para la corrupción que por dieciocho años fue instaurada para el chanchullo y el engaño. La ciudadanía toda vibró como actor determinante de cambio político para que no le quede duda a nadie. Actor determinante que desde ahora es motor político funcional para la ejecutoria de la rebelión, pero además también sepulturero de este desgraciado ensayo que termina expresándose en una violencia ruin, muestra de un militarismo cobarde, irresponsable y retrógrado.

La ciudadanía en su accionar cívico el 16J, no tan sólo aparta al socialismo a juro, sino que demanda de un liderazgo político que comprenda que la política tiene que ver con el poder, poder entendido como probabilidad y, en consecuencia, desprecia los arreglos, los grupalismos y los partidismos. La ciudadanía en un acto moralizador purificante que muestra a manera de destellos a un cuerpo social, que fatigado por la violencia, el abuso, el ultraje y el crimen, no está dispuesto a concederle falsas interpretaciones y/o errores a quienes por casualidad les toque barrer politológicamente con el absurdo del militarismo y la militarización. Militarismo y militarización que sufre Venezuela desde cuando fue penetrada e invadida la Academia Militar por el comunismo en la década del 70 y ahora requiere de un nuevo liderazgo.

Un liderazgo que interprete el acto glorioso que con ciencia y conocimiento defina las acciones políticas en el inmediato devenir con motivo, dirección y sentido que garanticen la instalación de un cambio político categórico en el cual se incluya, necesariamente, un nuevo orden social. Nuevo orden social que responda en contrario a la cooptación actual, a la teoría del consenso de valores para que retomemos el cuerpo de reglas e interacciones estables que faciliten la armonía y el respeto social. Así de importante es el ciudadano venezolano que por encima de cualquier cálculo ha dictado una clase de Sociología Política al mundo que se sintetiza en una palabra: Democracia.           

Ese liderazgo será el responsable de orientar dentro de la resistencia civil, tan  sacrificada y dolorosa como lucha política colectiva, el camino a la rebelión. Rebelión que desde ya se entiende necesaria sí el régimen revocado, violento, primitivo, militarista y militarizado pudiera imaginarse que después de más de 100 días de resistencia civil y 100 mártires decidiera, junto con los golpistas del 4F y el 27N, a crecer en el ambiente político real a un conflicto generalizado. Los bocones del régimen revocado que han llamado a tomar los fusiles y a mostrar la guerra como solución, tienen que encarar desde ya a a una ciudadanía bravía comprometida con la historia y con la democracia.

El acto glorioso es un acto civilizado, sostenido en la ética, que mira al futuro, que cree firmemente en la paz política y la paz ciudadana, y  en el respeto a los ciudadanos. Que esto sea así no quiere decir que los guerreristas internos y externos del régimen pueden imaginarse a la ciudadanía venezolana aceptar las amenazas, tretas y fintas de cuerpos armados que están obligados a entender que las bocas de fuego de la República, tienen como uso último la defensa del Estado-Nación. Los venezolanos ciudadanos del 6D, esos 76-76-894 estamos listos para defender la democracia, no lo pongan en duda.

La democracia,¡ Bestiarios, cobardes, irresponsables! que ustedes no entienden porque han sido cooptados, manipulados y envilecidos por doctrinas extrañas, perversas, distantes de lo que enseña la Filosofía, la Ciencia Política, la Ética y el cuerpo de saberes del siglo XXI. Los ciudadanos demócratas de la Venezuela de hoy creemos en la ciencia, amamos la paz, pero con igual solvencia existe en nuestro interior una fuerza y energía democrática capaz y lista para contener la barbarie comunistoide. No olviden que el mundo, en sus más importantes centros de poder, los tiene más que visibilizados, inventariados por corruptos, criminales y cobardes que tendrán rendir cuenta ante los tribunales de Venezuela y  del mundo.  

 Es original,

Dr. José Machillanda

@JMachillandaP

 

Comparte esta noticia mediante:

Añadir nuevo comentario

Prensa: redaccion@loqueteconte.com - Publicidad: contacto@loqueteconte.com

Todos los derechos reservados © 2015 - loqueteconte.com